Archive for the 'queso' Category

New York Cheesecake

cheesecake1

Siempre que la han repuesto (y van unas cuantas) he seguido la serie FRIENDS, me gusta ese aire que desprende y me suelo reír con la mayoría de las situaciones. Un grupo de amigos que sobreviven (viven muy bien) en Nueva York. Uno de los capítulos me hizo reír bastante por la situación que presentaban, un día por equivocación se comen un cheesecake destinado a un vecino y de ahí surgen diferentes situaciones incluso comer otro cheesecake (también del vecino directamente del suelo)!

Obviamente es una comedia.

Pero me llamó la atención y me encontré que la receta del New York Cheesecake era un poco diferente a la que realizaba en casa. Así que un día la preparé.

Desde entonces la he preparado en multitud de ocasiones, es el postre que más nos gusta en casa y como es lógico la he ido adaptando pero la verdad es que no he cambiado mucho la receta original.

Debo dar las gracias, muchas en ambos casos a dos amigas que han contribuido a mejorar la receta, Cannella y Bea.

Cannella recomendó la slow cooker (olla de cocción lenta) para preparar la tarta, me la compré y desde entonces es una fábrica de cheesecake y Bea nos propuso acabar la tarta con un topping. Otro acierto!

Hay referencias históricas para la tarta de queso, tales como que era un alimento servido a los atletas en los Juegos Olímpicos en la propia Grecia, citación de este postre por parte de Marcus Porcius Cato en De re rustica quae extant.

De Grecia pasó a Europa y posteriormente al Nuevo Mundo. Con la fabricación y comercialización del queso crema de la marca Philadelphia en 1928 se popularizó este gran postre que como siempre tiene varias y discutidas paternidades.

Ingredientes

Crema de queso

         250g de queso Philadelphia, 250g queso Mascarpone, 1/2 taza de azúcar blanco + 1/2 taza de maicena, 1 cucharadita de extracto vainilla, 1 gotas de zumo de limón, 2 huevos grandes, 1 taza de nata espesa

Base de galletas

          Medio paquete de galletas Digestive

          Mantequilla fundida

          1 cucharadita de sal en escamas

Topping

          Nata espesa

          Azúcar glas

          Extracto de vainilla

 

Preparación

Trituramos las galletas y le incorporamos la mantequilla fundida, mezclamos bien y le incorporamos la sal. La textura debe ser como de arena mojada. Ponemos en un molde de cremallera la mezcla de galletas extendiendo bien con una cuchara. Reservamos en la nevera mientras hacemos la crema.

En un bol ponemos los quesos y el azúcar, batimos bien hasta que esté bien integrado. Añadir en este momento el zumo de limón, el extracto de vainilla y la maicena. Mezclar bien. Incorporar de uno en uno los huevos mezclando de forma suave pero constante. Vamos a intentar que la masa no coja aire. En el último momento incorporamos la nata.

El topping lo hacemos mezclando todos los ingredientes y reservamos.

Verter la mezcla encima de la base de galletas y procedemos a hornear. En este caso, colocamos el molde dentro de la slow cooker con dos centímetros de agua en el interior. El molde no debe estar en contacto con el agua, para ello nos podemos ayudar con moldes pequeñitos, en mi caso pongo unos moldes de soufflés. Tapamos con papel film la tarta y forramos toda la parte superior de la olla con papel de cocina, tapamos y programamos 2 horas en modo high. Abrimos, cubrimos con el topping y programamos 30 minutos más en High. Dejamos como mínimo una hora antes de abrir la olla. Después la sacamos, desmoldamos y esperamos como mínimo 4 horas antes de consumir.

Eva, de El cullerot festuc  me ha preguntado cómo se elabora según el método tradicional,

Precalentamos el horno a 180 grados con una bandeja donde hemos puesto unos dos centímetros de agua y colocamos la tarta dentro sin que el agua toque el molde, podemos poner dos moldes pequeños para ello. Horneamos durante 1 hora aproximadamente y 15 minutos antes de apagar el horno ponemos el topping si queremos. Dejar la tarta una hora dentro del horno, desmoldarla y reservarla como mínimo 4 horas antes de consumir.

 

En casa, siempre la acompañamos de helado de vainilla.

Gracias Eva por la anotación. Un trocito para tí.

 

cheesecake2

 

 

cheesecake

 

Cheesymite Scroll

cheesymite_scroll_2

Cuando algún familiar me comenta que se dispone a realizar un viaje siempre pienso en algún alimento que me pueda traer, que sea característico del país, que no se pueda encontrar aquí y que sea fácilmente transportable. En esta ocasión mis cuñados se fueron de viaje a Australia, así que investigué para ver qué producto me podían traer.

Lo tuve claro, un bote de Vegemite.

 

Vegemite, es una pasta para untar (como la margarina), de color marrón oscuro. Está elaborada con extracto de levadura sobrante de la fabricación de la cerveza con la inclusión de algunos ingredientes más. Se usa principalmente para las tostadas y para la elaboración de sándwiches. Es el ingrediente principal de dos elaboraciones nativas australianas, la Tiger toast y el cheesymite scroll.

Vegemite es un símbolo culinario en Australia, se trata de unos de los alimentos nacionales que caracterizan ese país.

El gusto.

Se merece un capítulo aparte.

Es muy, muy concentrado. De sabor extremadamente salado y un poco amargo.

Inicialmente cuando se puso a la venta, allá por la década de los años 20, se publicitaba como que era un producto que no le iba a gustar nada a mamá pero sí mucho a papá. Cuando lo probamos en casa fue tal cual, a mi marido le gustó, a mi hijo le encantó y a mí una vez pasada la sorpresa inicial no me hizo mucha gracia, pero conforme lo he ido probando me ha gustado más y con la receta que he preparado me ha conquistado definitivamente su sabor.

De las dos preparaciones australianas obviamente hay una que la preparo muchas veces, la Tiger toast (tostada tigre). Es tan sencillo como poner un poco de mantequilla, queso rallado y una cucharadita de Vegemite en una tostada y gratinar un poco.

La otra preparación requiere un poco más de tiempo, pero no mucho. Se trata del Cheesymite scroll, un rollo de masa de pan con queso y Vegemite. Se trata de un producto muy elaborado por las panaderías australianas.

Si tenéis ocasión de probarlo, no lo dudéis, formareis parte del 50% de la población australiana que adora el Vegemite o del otro 50% que no lo puede ni ver.

 cheesymite_scroll

Ingredientes

3 tazas de harina de repostería

½ cucharadita de sal

De 1 a 2 cucharaditas de Vegemite

50 gramos de mantequilla fría

200 gramos de queso rallado

Leche

Preparación

En un bol mezclar la harina con la sal y poner la mantequilla en cubos pequeños. Incorporar la leche poco a poco y mezclar bien la preparación. Hacer una bola y proceder a estirarla en un rectángulo, extender el Vegemite y ¼ parte del queso rallado. Enrollar la masa sobre sí misma, taparla con papel film y dejarla en la nevera durante una media hora.

Precalentar el horno a 175 grados.

Sacar el rollo de la nevera y cortarlo trozos de un centímetro o dos. Pasarlos a una bandeja y espolvorear con el resto del queso las espirales. Hornear durante unos quince minutos y servir templados.

Receta para imprimir:

cheesymite_scroll

 

Y para finalizar, muchas gracias a Vanesuky por haberme otorgado un premio, en este caso es para los blogs con actitud positiva.

Muchas gracias guapa!

Crema de gorgonzola con manzana y caramelo de jengibre

 

bodegon-copia

Se trata de una variación de una receta que vi en el programa “Sopas y cremas” de Canal Cocina. En la versión original se utiliza otra fruta, la pera; me gustó mucho la combinación del resto de ingredientes y la he modificado para participar en el HEMC de este mes, con su ingrediente principal, la manzana.

3239238456_2ce89593cc_o

Me ha sorprendido, pensaba que iba a resultar un postre fuerte por el queso gorgonzola, pero se suaviza mucho con la nata. El caramelo de jengibre le aporta textura y una nota picante que podemos dulcificar a nuestro gusto (podemos blanquear el jengibre). Podemos servirlo en contraste de temperaturas, la manzana tibia y la crema de gorgonzola fría y si queremos podemos sustituir por otro tipo de queso más suave.

Esta receta es versátil, podemos servirlo tanto como postre o como aperitivo, por ejemplo en un vaso de chupito.

Ingredientes

–          1 manzana dulce

–          1 trocito de jengibre cortado a cubitos

–          25 gramos de queso gorgonzola

–          100 ml de nata semi montada

–          50 gramos de azúcar muscovado

–          50 ml de agua

–          Mantequilla

–          Zumo de limón

Preparación

Prepararemos primero el caramelo. Para ello, en un cazo ponemos el azúcar y el agua y lo calentamos, en el momento en que aparezcan burbujas grandes debemos incorporar el jengibre y dejaremos hasta que el caramelo tome color oscuro. Extendemos en un silpat o en una bandeja untada con aceite de oliva. Reservar.

Cortamos la manzana en cubos pequeños y la rociamos con el zumo de limón, ponemos mantequilla en una sartén y la doramos, mejor que se dore un poco y añadimos la manzana. La dejamos que se haga poco a poco y reservamos.

En un bol ponemos el queso gorgonzola y lo suavizamos poco a poco con un tenedor hasta que quede con una textura untuosa, mezclamos con la nata semi montada y reservamos.

Para montar la copa, primero ponemos la manzana, después unas cuantas cucharadas de crema de queso y finalizamos con un trocito de caramelo de jengibre.

Receta para imprimir:

manzana_jengibre

Mac ‘n’ cheese, macarrones y queso

mac_and_cheese

Me gusta el nombre en inglés y me gusta el resultado.

Los mac ’n’ cheese son una receta de pasta típicamente estadounidense. Es muy rápida de preparar y hay tantas versiones como cocineros/as y quesos puedan existir.

Cuando fuimos de viaje por Estados Unidos mi hijo me pidió que le trajera (a parte de juguetes, claro está) cajas de cereales de desayuno. En cualquier supermercado te encuentras con largas hileras de cajas de cereales de todos los tipos, tamaños y colores. Y estaba buscando cuando me encontré con una caja de mac ’n’ cheese de Spiderman. Cogí dos. Y de vuelta a casa las preparé. Bueno os podéis imaginar el resultado, verter el contenido del paquete en agua hirviendo y dejar en ebullición durante 10 minutos. Receta archivada.

Hace unos días hojeando el libro de Nigella me encontré con la receta y me gustó mucho, era fácil y rápida.

La preparación es sencilla, hay muchas recetas de los mc ’n’ cheese que llevan huevo batido o sourcream (tan difícil de conseguir aquí) pero creo que aumentaría peligrosamente el nivel de calorías y este plato supera el límite con creces. Podemos variar el tipo de queso a nuestro gusto. El tipo de pasta tiene que ser hueca para poder retener la salsa de queso.

Ingredientes

          Pasta corta hueca como macarrones o coditos

          Queso cheddar

          Queso emmenthal

          Queso parmesano

          Mantequilla

          Leche

          Sal y pimienta

          harina

Preparación

Cortamos en dados cada uno de los quesos y los trituramos con un robot de cocina, también los podemos rallar. Reservar.

Realizar una bechamel clarita y mientras se va haciendo debemos cocer la pasta como tengamos por costumbre y precalentar el horno. Incorporamos la mezcla de queso a la bechamel y aderezamos con sal y pimienta, bajar el fuego al mínimo y fundir suavemente el queso.

Escurrir la pasta dejando un poco del agua de cocción y mezclar con la bechamel, pasarlo a la bandeja de horno (en este caso he utilizado fuentes individuales) y espolvorear con pan rallado.

Gratinar y servir.

Receta para imprimir:

macncheese

mac_and_cheese_2 copia por ti.

Chicago Pizza Style

3084319777_f29710be962
 

Todos hemos comido pizza, existe una amplia variedad y hay para todos los paladares. La historia como siempre nos da pistas, la pizza como tal emergió plenamente en Nápoles entre los campesinos de la época medieval, pero podemos encontrar evidencias en la Grecia clásica y en el Egipto antiguo. En ambos casos está documentado como alimento una hogaza de pan cubierta con otros ingredientes y horneada.

La Chicago style pizza es una variedad específica de pizza muy diferente a la italiana. Nacida en Chicago, de la mano de los inmigrantes italianos y todavía hoy no se han puesto de acuerdo sobre su paternidad. 

“…La pizza Chicago-style fue inventada en Pizzeria Uno en la ciudad de Chicago en el año 1943, por el fundador de Uno’s Ike Sewell un universitario y estrella de fútbol americano, sin embargo en un artículo de 1956 del Chicago Daily News asegura que la pizza de Uno’s procede del chef Rudy Malnati que fue quien desarrolló la receta…”

Existen dos variantes, la deep-dish y la stuffed; es decir pizza clásica abierta y la cerrada, tipo calzone  que es más reciente. Hay otra versión más, la rellena.

Básicamente consiste en una masa de pan horneada de tal forma que quede crujiente por las orillas y tierna y cremosa por el centro. Con la masa tenemos que hacer una especie de molde para colocar dentro los ingredientes, en algunas recetas pone que en orden inverso a cómo hacemos la pizza italiana.

Algunos cocineros no creen posible imitar esta pizza en casa, debe ser que no conocen nuestra comunidad bloggeril!

Nosotros no hemos vuelto al restaurante donde solíamos tomarla.

Ingredientes

          150 ml de agua a temperatura ambiente

          1 sobre de levadura para pan o la correspondiente en levadura fresca

          250 g de harina de fuerza, 25 g de harina de maíz amarilla y 25 g de puré de patatas en copos

          2 cucharaditas de sal, 2 cucharaditas de ajo en polvo, 2 cucharaditas de cebolla en polvo, 1 cucharadita de azúcar blanco, 1 cucharadita de colorante en polvo amarillo, 3 cucharadas de parmesano rallado

          Mantequilla sin sal y aceite de oliva

 

Preparación

La masa de pizza la prepararemos como habitualmente hacemos con el pan, en mi caso es de ayuda la panificadora, pero podemos hacerla a mano. Una vez que tengamos la masa, la colocamos en un bol y dejamos que doble su volumen.

En un molde redondo de paredes altas (suelo utilizar uno de silicona, pero estoy a la búsqueda de una sartén de paredes altas y que pueda ir al horno) pincelamos generosamente con una mezcla de mantequilla derretida, parmesano rallado y aceite de oliva. Estiramos la masa y la colocamos en el molde como si fuéramos a forrarlo (como para quiche). La idea es que mientras se hornea se fría un poco la masa y quede crujiente. Dejamos levar en el horno apagado previamente calentado a 50º.

Incorporamos los ingredientes escogidos, la original lleva mozzarella en lonchas, no en trozos, salchicha italiana y salsa de tomate casera.

Hornear durante media hora a 180 º en horno previamente caliente.

Para cuatro personas con apetito.

p1020864